..................................Cambiando Paradigmas .... Psicóloga. Verónica D. Montes ................

miércoles, 7 de marzo de 2012

El Tiempo Sincronico . frecuencia del tiempo Natural 13-20.. El Amanecer Galactico del 2013

El calendario sagrado maya es un instrumento para medir el tiempo en función de un patrón astrológico, es decir, lejos de medir el tiempo de la forma en la que se mide mediante el actual calendario, el calendario gregoriano, el cuál se estableció en la antigua Roma como medio para medir el tiempo que quedaba para abonar los tributos que se debían al emperador, es decir, una medida de tiempo cuyo patrón es algo tan material y poco natural como el dinero, el calendario maya marca unos patrones de tiempo en función del movimiento de los astos y concretamente de los ciclos lunares, los cuales tienen una sincronicidad perfecta, lo que hace que el calendario maya, debiera mejor ser conocido como sincronario Maya.

El hecho de medir el tiempo por medio de patrones naturales acerca este instrumento a la perfección, pues la naturaleza cíclica de todo lo que ocurre en el planeta y en el universo, sería aprovechada en favor del ser humano si supiera sincronizarse con ella.

Pero como utilizamos una medida de tiempo no sincrónica como el calendario gregoriano, el ser humano no es capaz de aprovecharse y beneficiarse de esas sincronías que se dan en el planeta.
Por ello, si nos familiarizasemos con el calendario maya y lo interiorizasemos a nuestras vidas, estaríamos conectados a la frecuencia correcta en la que vamos a favor de los ciclos naturales que rigen el universo, el planeta y todo lo que está vivo, y de ese modo seríamos capaces de vivir en armonía con la naturaleza en un estado en el que todo fluiría del mismo modo que fluyen las estaciones, los ríos, las mareas, y todo aquello que comparte algo con el ser humano:
Vivir en un universo en el que todo es cíclico y en el que si sabes cómo se comportan los ciclos, estos no te sorprenderan y podrás fluir con ellos llegando incluso a beneficiarte de ellos, pero si vas contra natura, jamás te sentirás parte del universo tan maravilloso al que pertences, y no hay nada más bello sentirse parte de este universo y concretamente de este planeta llamado tierra.

Los Mayas utilizaron muchos calendarios, casi 20, porque supieron que el tiempo es frecuencia de sincronización. Con algunos de esos calendarios ellos sincronizaban con los ciclos naturales de la tierra para la agricultura pero también habían otros calendarios que sincronizaban con otros planetas.
Utilizaron diferentes proporciones matemáticas porque sabían también que el tiempo afecta la mente y es una ciencia de la mente la ciencia del tiempo.

El calendario es una especie de llave interdimensional  ya que nuestro concepto de tiempo tridimensional no comprende que hay muchos niveles más allá que este nivel material.
Por eso es una llave, y mucha gente dice que cuando recibió su umbral galáctico fue como una apertura al recuerdo de la conciencia cósmica, es como una memoria.
Es precisamente por el uso habitual y dogmático del calendario Gregoriano que no podemos entender la posibilidad de calendarios interdimensionales galácticos.

Saber nuestro Kin, o sello maya, y llevarlo con nosotros nos servirá para encontrarnos con las formas más sutiles de nosotros mismos en otras dimensiones; .Para encontrar nuestro camino, y sintonizarnos con él, para reconocer nuestra esencia. Alineándonos con esas otras dimensiones de nosotros mismos nos "liberemos de los límites de la tercera dimensión y entonces dirigiremos hacia las Estrellas, a continuar con el siguiente tramo del Camino.

El kin o sello maya  es cada una de las partes del calendario sagrado  maya, también llamado Tzolkin.  Cada kin  es como una llave que nos interconecta con las otras dimensiones, por ejemplo, con nuestro doble dimensional. , que es una versión mejorada de nosotros mismos.
El calendario consta de 13 lunas de 28 días cada una, divididas en cuatro semanas, lo que nos da un total de 364 días + 1 día llamado "fuera de tiempo" o de libertad galáctica ( 25 de julio del calendario gregoriano)

Cada kin o día tendrá su particularidad de vibración, tu "tono" particular.. Son 13 tonos, 13 frecuencias de vibración que multiplicadas por 20 nos dará por resultado las 260 posibilidades tonales o de frecuencia.
Cada día tendrá unas  determinadas características vibratorias: un color, un número, un uso, un poder, un reto, etc.
Cada día del calendario  influirá en las personas nacidas en  ese día.
Lo que en el horóscopo se denominaría "signo" es lo que en términos de la filosofía Maya es tu "sello", aquello que marca tu patrón vibracional, tu forma de onda.
Vivir en armonía según el Calendario Maya es vivir en armonía con el Universo, por eso se dice  que es una llave interdimensional. Pues para acceder a nuestras mejores proyecciones interdimensionales.

El tzlokin

El tzlokin es una matriz de 260 casillas, fruto de la combinación de trece (13) tonos y veinte (20) sellos. Cada una de estas casillas constituye lo que se conoce como un kin (o día), y a cada día se le denomina combinando un sello con un tono.



Los sellos son 20, cada uno de un color, siendo estos cuatro colores el rojo, el blanco, el azul y el amarillo, sucediéndose alternativamente. Son los siguientes:
- Dragón rojo
- Viento blanco
- Noche azul
- Semilla amarilla
- Serpiente roja
- Enlazador de mundos blanco
- Mano azul
- Estrella amarilla
- Luna roja
- Perro blanco
- Mono azul
- Humano amarillo
- Caminante del cielo rojo
- Mago blanco
- Aguila azul
- Guerrero amarillo
- Tierra roja
- Espejo blanco
- Tormenta azul
- Sol amarillo

Cada uno de estos sellos se va combinando a medida que se avanza de casilla en el tzolkin con un tono, que son una sucesión de números hasta el trece (13), cada uno de estos números tiene también una denominación que aparece acompañando a la denominación del sello para alcanzar el nombre definitivo del día o kin correspondiente. Las denominaciones que corresponden a los trece (13) tonos son las siguientes:
1_ Magnético
2_ Lunar o polar
3_ Eléctrico
4_ Autoexistente
5_ Entonado o armónico
6_ Rítmico
7_ Resonante
8_ Galáctico
9_ Solar
10_ Planetario
11_ Espectral
12_ Cristal
13_ Cósmico

Los tonos se representan por medio de puntitos para contabilizar las unidades y con rayas verticales para contabilizar las 5 unidades.

Como vemos el transcurso de los días o kines, se podría simbolizar por medio de dos engranajes uno correspondiente a los tonos, con trece (13) dientes, y otro correspondiente a los sellos, con veinte (20) sellos.
El orden de transcurso de los kines es de izquierda a derecha del tolkin (Fig.1) y de arriba a abajo.
Cada una de estas casillas como he dicho al principio es como se conoce al día o kin en el que se encuentra el tiempo, lo que quiere decir que en vez de ser 26 de Septiembre (a modo de ejemplo) según el sincronario maya, nos encontraríamos en el día Mono azul lunar.
En cada una de estas casillas, kines o días existen unas energías distintas, intensificándose en aquellas casillas, kines o días de color negro, que son conocidas como portales de activación galácticos.

La forma de utilizar el tzolkin es la de seguirlo diariamente, al principio seguiendo qué día es, como se pudiera se hace con el calendario gregoriano, pero más tarde se deberá memorizar la sucesión de sellos y tonos, así como todas las energías correspondientes a cada una de las casillas.

Si se sigue esa disciplina, se consigue insertar el "programa" correcto de medición del tiempo en la mente, ell programa que nos conecta con nuestro verdadero ser, con la naturalza y con el universo, pues la naturaleza fluye a través de ciclos con una frecuencia determinada, la frecuencia 13x 20, que es la frecuencia que caracteriza el tzolkin.

Siguiendo el tzolkin maya desplazaremos aquel programa que nos desconecta de la  naturaleza y el que nos vuelve egoistas, es decir, el gregoriano, que mide el tiempo con una frecuencia antinatural (12x60).

Utilizando el sincronario maya estamos midiendo el tiempo con una frecuencia de 13x20 (trece tonos por veinte sellos) y con el gregoriano medimos el tiempo con una frecuencia 12x60 (doce meses por sesenta minutos, segundos, etc...),

Siempre que utilicemos la primera frecuencia (13x20) estaremos conectados a la naturaleza y sus flujos nos beneficiarán, fluiremos en armonía con ella, sin embargo, al seguirlo en la frecuencia del 12x60 en la que el tiempo no significa más que dinero, estaremos atrapados en la dimensión del egoismo, de la infelicidad y de lo terrenal, cuando podríamos ascender a una dimensión de conciencia mucho más elevada, capaz de entender que el ser humano es mucho más que lo físico (el cuerpo, el dinero, el planeta tierra), pues es el amor, la energía, el universo, el arte, la belleza, la armonía, la paz, la magia, y en definitiva, todo lo que nuestro verdadero ser sabe y que por estar atrapados en la frecuencia incorrecta de tiempo no disfruta.


En los días DRAGON se presenta una excelente oportunidad para iniciar proyectos,dar un paso adelante,tomar decisiones y actuar. Puede ser la ocasión de golpear puertas, de entrevistarse con las personas adecuadas, de contactar gente. Es un día de mucha energía, una fuerza poderosa empuja a hacer, a llevar adelante los planes de vida,de movilizar. Podemos agobiar o sentirnos agobiados por los cuidados de los demás. También es un día para nutrir el espíritu, alimentarse interiormente, profundizar los conocimientos.

En los días VIENTO se manifiesta el don de la comunicación, la misión del día es comunicar el espíritu, compartir con los demás el sol interior. Es un día de diálogo, de apertura, de entendimiento y es muy adecuado para aclarar situaciones y para observar nuestra capacidad de controlar el carácter. El viento une las personas, las acerca, lleva información a través de las comarcas.

En los días NOCHE uno se adentra en el misterio de la vida, profundiza en los secretos del Ser y el Cosmos, el Creador y lo creado. Es el don de la noche soñar la abundancia, de comprender lo limitado de la vida, saber que, todo lo que se sueña, con la energía de este sello se convierte en realidad, sean pensamientos positivos o negativos.

En los días SEMILLA se manifiesta la fertilidad del Universo para que germinemos los proyectos e iniciativas. Por lo tanto es un día ideal para plantar un sueño mediante un ritual. Hay que preparar la tierra, abonarla y luego plantar la semilla en el surco. Día a día regarla, hablarle para que entienda, para que conosca nuestras intenciones, ella escucha y saber que de una semilla nace un arból aunque puede tardar años en crecer.

En los días SERPIENTE se despierta en nuestro interior el poder de la fuerza vital. Con más intensidad que nunca, nace de las entrañas de la Tierra un  poder que impulsa a actuar. Es el insitinto primitivo del ser humado sublimado. La serpiente tiene importante componenda sexual, despierta pasiones en el hombre y fertilidad en al mujer. En estos diás se manifiestan los bloqueos energéticos a través del físico.

En los días ENLAZADOR de MUNDOS debemos atender el llamado a la entrega y dejar ir las cosas. Esto no es abandonarse si no liberarse de querer controlarlo todo, es fluir, Este sello es interdimensional, une a las dimensiones y tare mendajes del más allá. Es un día ideal para cerrar etapas, terminar ciclos y comenzar otros, poner fin a aglunas cosas y comenzar otras.

En los días MANO desciende a la Tierra el don de la curación. Son ideales para la limpieza del cuerpo, de la mente y del espíritu. En la palma de la mano está el poder de curar, debemos utilizarlo. Este sello es el de la realización, hay que completar cosas y poner "manos a la obra", hacemos por fin lo que veniamos postergando.

En los días ESTRELLA debemos envolvernos con el don de la belleza, el arte y la elegancia. Es el día de los artistas, cuando se manifiesta nuestra capacidad creativa, el día de los artesanos y de los juglares. Llenamos nuestra vida de color, embelleciendola. Vivimos crativamente, buscamos alternativas. Sacamos el actor o actriz que tenemos adentro, pintamos un cuadro o cantamos una canción. Puede suceder también que las desarmonias se hagan más evidentes, pero recordemos que solo en apariencia lo son.

En los días LUNA afloran todas nuestras emociones. Estamos muy sensibilizados, todo nos afecta, todo nos modifica. Sentimos a través del plexo solar, ubicado a la altura del estómago. De nuestro interior brota lo mejor y lo peor que tenemos, decimos cosas que, en circunstancias normales, jamás diriamos. Pero también aflora la ternura, el amor se manifiesta desde nuestro corazón e inunda el mundo. Nos interesa el medio ambiente.

En los dìas PERRO desciende sobre la Tierra el poder del Amor Universal. La lealtad y la fidelidad se presentan en su mas elevada expresiòn. Abramos nuestro corazòn a la experiencia del Amor. Esta energìa nos acerca a la comprensiòn del misterio "Inlak'ech", tù y yo somos Uno y eso nos otorga la sabidurìa del Amor. Dios mora en nuestro corazòn y tù y yo estamos unidos por Dios. Ama a tu pròjimo como a ti mismo. En estos dìas aflora la necesidad de dar, de ayudar, de compartir. Quienes se cruzan en nuestro camino son sentidos como nuestros compañeros del alma. Es posible que tambièn nos encontremos revivinedo algun drama emocionalen el que ya habiamos caido otras veces.

En los días MONO tenemos una predisposición natural hacia el juego. El mono sólo busca satisfacer su propio placer, disfrutar, disfrutar y disfrutar. Y esto es bueno, porque nuestra cultura nos inculcó la culpa de sentir placer y ser feliz está mal visto. Es necesario reeducarnos. El mono nos propone tirar la casa por la ventana, divertirnos, reír a carcajadas hasta que nos duelan las costillas. Compartir con amigos momentos gratos y salidas.

En los días HUMANO debemos hacer uso de nuestra libre voluntad pero esa no es una tarea tan sencilla. Los Mayas llamaron "Humano" a este peldaño de evolución porque se dice que es el escalón donde el ser humano trastabilló. De modo que debemos hacer un buen uso de nuestra libre voluntad, es decir, no hacer lo que uno quiere sino tener en cuenta el todo, tomar conciencia. Libre Albedrío significa usar nuestras energías constructivamente.

Los días CAMINANTE DEL CIELO nos pica el bichito de la curiosidad. El caminante es un buscador, un descubridor; quiere saber más y más y nunca nada lo conforma. Jamás se sacia su sed de conocimiento. Es un investigador nato y no descansa hasta llegar al fondo de las cosas. Su motivación en la vida es explorar nuevos territorios y, una vez que los descubre, ya dejan de interesarle. Ese es el destino del Caminante del Cielo.

En los días MAGO debemos realizar el don de la magia. Todos somos magos. Estamos hechos a imagen y semejanza del Creador y Dios nos otorgó la capacidad de crear. Tenemos que crecer en nosotros mismos y confiar en la magia, deseemos algo y, luego, expresemos que eso que queremos se manifieste en nuestro mundo. Veremos suceder milagros.

En los días AGUILA desarrollamos nuestra visión interior. El Aguila era un animal sagrado para los Mayas; habitaba en ambos mundos, en dos dimensiones distintas.
Concentrémonos en nuestro tercer ojo. Ubicado a la altura del entrecejo, y despertemos nuestra visión interna. Escuchemos nuestras intuiciones y hagámosle caso a los pensamientos.
Desarrollemos la telepatía y la comunicación mental.

En los días GUERRERO debemos planear estratégicamente nuestra vida. Nada estará librado al azar, preguntémonos hacia donde nos dirigimos, qué queremos de la vida. Clarifiquemos las metas y luego sigamos los pasos necesarios para que el objetivo se cumpla. Para los Mayas la estrategia era el arte de dar batalla (enfrentar) a la vida.

En los días TIERRA concentrémonos en nosotros mismos y meditemos acerca de nuestra fuerza interior. Descubramos los potenciales con que contamos. Conectémonos con la naturaleza y con los dones de la Madre Tierra; escuchemos su sabiduría, recuperemos la calma y cultivemos la paz.
Es preciso en todos estos días, hallar el justo equilibrio y desde allí, actuar.

En los días ESPEJO nuestra propia imagen se refleja en los demás. Eso que admiramos en los demás está en nuestro interior como una cualidad que debe desocultarse. El defecto que está en el otro también está en nuestro interior. El espejo también refleja la eternidad de la vida: Si ubicamos dos espejos enfrentados, veremos que se enfrentan infinitamente y forman un verdadero túnel a través del tiempo. De tal naturaleza fue creado el Universo.

En los días TORMENTA se producen los grandes cambios. Es un momento de transformación. Estallan los cielos. Cae la lluvia, se riegan los campos, todo renace. Lluvia también es purificación, toda la vida se desarma para recomponerse.
Autogeneración y cambio. Es una oportunidad para inventarnos a nosotros mismos, ser quienes somos, mostrarnos auténticos, comenzar de nuevo.

En los días SOL entramos en comunión con el espíritu. El Universo es la suma de Soles. El centro de la Galaxia, cada sistema gobernado por una estrella solar, el fuego interior de la Tierra, tu propio Sol en el Corazón. El Sol es el principio de la vida, fuente de todas las cosas. La llama de luz que mora en nuestro Corazón es Sabiduría, Conciencia, Amor.
Al contactarnos con esa fuerza, descubrimos nuestro poder interior. En los días Sol recibimos el don de la iluminación.

La Onda Encantada      -   Los 13 Tonos lunares

Las energías vibratorias que proceden del corazón de la galaxia (HUNAB KU), cuya naturaleza es femenina y Ying, son denominadas Tonos Galácticos.

Estos tonos son 13 y se repiten en un ciclo ininterrumpido de 13 días, a los que se ha denominado Onda Encantada. Al nacer, nos conectamos con estas 13 energías de manera individualizada.

La Onda Encantada nos sincroniza de manera automática y simultánea con nosotros mismos y con el planeta de modo que podamos experimentar nuestro camino de evolución de una manera armónica.
Determina también nuestro propósito cósmico de vida, y nos indica los retos y desafíos que enfrentaremos, así como las herramientas con las que contamos para superarlos.

Los tonos están relacionados entre sí y sintetizan los 13 poderes de la creación.

Se corresponden igualmente con las trece articulaciones mayores del cuerpo humano.

Los 13 tonos de la Onda Encantada confieren características específicas en los siguientes niveles.

(Tono- Denominación- Pregunta a la que responde)

1  -Magnético - ¿Cuál es mi propósito?
2 - Lunar -  ¿Cuál es mi reto?
3  -Eléctrico - ¿Cómo puedo dar un mejor servicio?
4 - Auto-Existente - ¿Cuál es mi herramienta para dar forma?
5 - Entonado -  ¿Cómo gano comando/control?
6  -Rítmico -  ¿Cómo me organizo mejor?
7  -Resonante - ¿Cómo me armonizo para lograr mi objetivo de vida?
8 - Galáctico-   ¿Vivo lo que creo? ¿Soy coherente?
9 - Solar-   ¿Cómo integro lo que tengo para lograr mi propósito?
10  -Planetario-   ¿Cómo perfecciono y manifiesto lo que hago?
11  -Espectral -  ¿De que debo librarme?
12 - Cristal -  ¿Cómo consigo cooperación?
13 - Cósmico -  ¿Cómo trasciendo a otro nivel de sabiduría?



El ciclo de 25.625 años o día galáctico:

Los mayas como grandes conocedores del movimiento de los astros y del universo, llegaron a la conclusión de que el sistema solar del que la tierra forma parte orbitando alrededor del sol, a su vez, pertenece a un sistema muchísimo más grande conocido como galaxia, y que de la misma manera que hay un ciclo solar, que es el tiempo en el que la tierra tarda en dar una vuelta alrededor del sol, nuestro sistema solar tarda en dar una vuelta alrededor del centro de la galaxia 25.625 años, dibujando una órbita parecida a la de la tierra y el sol, en forma de elipse.

Este ciclo está contenido en el calendario maya, y a este recorrido se le conoce como Día Galáctico, encontrándose en a mitad de ciclo, es decir, 12.800 años en el momento más cercano al centro de la galaxia.
Desde el inicio de ese período hasta los 12.800 años, ha transcurrido el amanecer y la mañana galáctica, situándose en el mediodía galáctico en dicho momento, siendo a partir del mismo cuando empieza a alejarse nuestro sistema solar del centro de la galaxia sumergiéndonos en lo que se conoce como atardecer galáctico y noche galáctica hasta que se llega al fin de ciclo de los 25.625 años.
En resumen, el día y la noche galácticos duran 12.800 años cada uno.

Ese gran ciclo de 25.625 años que concluye el 21 de Diciembre de 2012, se puede dividir en 5 ciclos más pequeños de 5.125 años cada uno, conformándo cada uno desde el inicio del ciclo, la mañana galáctica el primero, el medio día galáctico el segundo, el tercero, la tarde galáctica, el cuarto la tarde noche o anochecer, y el último, la noche galáctica que es en la que nos encontramos


El Amanecer Galáctico 2013

La Profecía del Arte de la Liberación, la Flor Maya.

Los Ciclos cósmicos aquí explicados en esta Profecía del Arco Iris, como nos gusta llamar, son comprensibles sabiendo que existe la proporción fractal, que nos dice que todo refleja el todo.

Recuerda por tanto que el 2013 es el Amanecer Galáctico por esta relación con un año, y en la proporción constante de un día y sus cuatro momentos: Amanecer, mediodía,atardecer,medianoche, que reflejadas en un año estan en sus cuatro estaciones, y esto a su vez es en una galaxia y sus cuatro evoluciones.

La salida del Sol Galáctico es de siete lunas, pues estamos ante una noche de 13.000 años.
En este tiempo es lo que tarda en salir el sol central galáctico y es el amanecer propiamente dicho, las llamadas siete Lunas Mistica que dan inicio a la Post Historia en el 21-12-2012 y el 26 -07-2013 es inicio del nuevo ciclo de la cuenta de los Mayas, Magos y magas de la tierra, Anillo Solar Semilla Galáctica Amarilla.

Podemos imaginar entonces cómo es el amanecer galáctico, la luz directa del sol que nos dejara ver los colores nítidos y radiantes de esta realidad después de esta noche larga de 13.000 años.

Las siete primeras lunas 2013, después del solsticio de invierno 21 del 12 de 2012, momento en el tiempo que indica la entrada en el día galáctico, comienzan los primeros rayos del sol-estrella central galactica, es un momento de pasar de la oscuridad de la noche del sueño a la intensa luz, al despertar del Alba, ¿quien quiere Madrugar para ver el Amanacer?.

Ha esto añado la relación que puedes observar en estos ciclos planetarios y solares tan conocidos por nosotros, relaciona, día y noche, sol y luna. Imagina si es posible que un día es un reflejo de la totalidad, y los cuatro movimientos reflejan esa esencia del ciclo cósmico, Son las cuatro estaciones, son las cuatro partes del día, son las cuatro partes del ciclo galáctico.
También es importante que cuando llega el día y despiertas las pesadillas se terminan.

La explicación del día y la noche galáctica, el poder del cuatro es esta, es el significado del 2012, el solsticio galáctico, un amanecer que esta marcado en el solsticio de invierno, el 21 del 12 de 2012, a partir de aquí las siete lunas místicas, un viaje colectivo de conciencia…
Esto significa que manos a la obra desde ya, pues se puede decir que ya estas despierto al saber esta verdad…

Recuerda es el primer rayo del centro solar galáctico que nos va ha dar desde hace 13.000 años.
El alba un momento especial del día, tanto día terrestre, como en el día galáctico, un punto que tiene que ver con el solsticio de invierno pues es la parte de año que es relativa al amanecer.
Amanecer y solsticio de invierno es un fractal que nos ayudan a visualizar el cambio de ciclo que es el 2013 según la visión maya.

1 comentario:

  1. Gracias por la información me es de mucha utilidad por la claridad y sencillez que me han permitido comprender mejor cosas que aún tenía algo confusas... De nuevo muchas gracias.
    Jordi.

    ResponderEliminar